Alaska, la última frontera

Recientemente tuve la oportunidad de realizar un viaje familiar a un destino que hacía mucho ansiaba conocer, el estado 49 de Estados Unidos. Lo que descubrí superó mis expectativas. Alaska es una tierra bendecida con bellísimos paisajes naturales conformados por una conjunción mágica de mar, montañas, glaciares y bosques milenarios. Como si esto fuera poco, la variedad de flora y fauna que se puede apreciar es sorprendente y en algunos casos te quita la respiración.

Si bien no tuve mucho tiempo y espacio para fotografiar a gusto, pude traerme algunas imágenes de la icónica vida salvaje que habita estas tierras como el águila calva (Haliaeetus leucocephalus), la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) y el oso negro (Ursus americanus). Sin dudas Alaska es verdaderamente la última frontera. Las condiciones climáticas, la vastedad de su superficie y su difícil acceso hacen que esta tierra todavía se encuentre muy conservada, algo sin dudas que también se debe a la alta conciencia ecológica de sus habitantes, quienes desde pequeños entienden la importancia de la preservación de los recursos naturales.

Estoy seguro que volveré a este destino en plan exploratorio y fotográfico, en busca de osos pardos, orcas, caribúes y de esos paisajes conmovedores que nos recuerdan lo maravilloso y vibrante que es nuestro planeta Tierra.

Deja un comentario